GRACIAS POR EXISTIR

Sobre nosotros

QUIENES SOMOS

SOMOS UN CENTRO DE TERAPIAS Y CURSOS

 Somos una empresa emergente que nace de la necesidad  de compartir nuestra experiencia y conocimientos acerca de las terapias complementarias, nuestro sello es ver a nuestros alumnos y pacientes como  un todo, como un maravilloso ser humano holístico (cuerpo, mente y alma) e integral con la capacidad de auto sanación y sanación a otros, siendo un catalizador de las mejores energías para multiplicarlas en su entorno laboral, familiar y social en general y con ello ser un aporte  para nuestro planeta.

 Nuestros cursos son de un enfoque personalizado, que garantiza el respeto de las formas del aprendizaje de cada alumnos, poniendo énfasis en las motivaciones y capacidades de cada uno, por ello reciben un apoyo continuo durante y después de haber finalizado el curso adquirido.

 Nos sentimos con la necesidad de formar Terapeutas y Maso-Terapeutas con amor propio, amor al prójimo, siempre enfocándonos en el servicio a la comunidad

MIsion

Escuela Cuerpo y Alma Mana tiene como Misión otorgar los mejores cursos y talleres con enfoque terapéutico y desarrollo personal y de paso  contribuir al pleno desarrollo de los Alumnos, proporcionando  herramientas efectivas para el mejor tratamiento de sus pacientes y propio, que mejoren su bienestar y calidad de vida.

Visión: Nuestra visión es ser líderes en la Región en cuanto a la formación de nuevos Terapeutas y Maso-terapeutas con enfoque holístico, favoreciendo la experiencia de todos los participantes del proceso (guías, alumnos y su entorno próximo).

Valores:

Nuestros valores se basan en estos 4 acuerdos Toltecas.

1.    No Supongas.


No de nada por supuesto. Si tienes dudas, acláralas. Si sospechas, pregunta. Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que no tienen fundamento.


2.    Honra tus palabras.


Lo que sale de tu boca es lo que eres tú. Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; si no te honras a ti mismo, no te amas. Honrar tus palabras es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces. Así consigues ser auténtico y respetable.


3.    Haz siempre lo mejor que puedas.


Si siempre haces lo mejor que puedes, nunca podrás recriminarte nada o arrepentirte de algo.

4.    No te tomes nada de manera personal.


Ni la peor ofensa. Ni el peor desaire. Quien te ofende tiene un veneno que descarga contra ti por no saber cómo deshacerse de él. Pero el problema es de él y no tuyo.